Manizales también es salsera. Así lo demostró anoche la Plaza de Bolívar

·        Una noche para los salseros románticos fue la que se vivió anoche en la Plaza de Bolívar, en el desarrollo del sexto día de Feria. Tres artistas pusieron a bailar a todos los asistentes.

“Hoy te vuelvo a besar a escondidas, nuevamente las horas se olvidan. Ha pasado no sé cuánto tiempo, desde aquel nuestro último encuentro […]”. Esta es una estrofa de la primera canción con la que abrió el concierto Julián Marino López y su grupo Yaré.

Una noche llena de amor, besos, maracas y campanas fue la que se vivió ayer en la Plaza de Bolívar. La salsa romántica se apoderó de aquellos enamorados que estuvieron en la versión 65 de la Feria de Manizales.

A las 10:00 p.m. subió al escenario Willy García, un hombre lleno de magia que hizo vibrar la ciudad. Su energía y su forma de bailar contagió al público y le dio ánimo para seguir, a pesar del frío. Coreografías y emociones le regalaron a la ciudadanía.

“Yo seguiré esperando hasta el día que me muera. Si Dios me quita no me siento malo, pero si me lleva a ti, me llevas las estrellas […]”, fue una de las últimas canciones que interpretó este célebre de la música salsera.

Para cerrar la noche con broche de oro, se presentó al escenario siendo las 11:00 p.m. el hermano menor de Rubén Blades, Roberto Blades, un hombre muy elegante, con su sombrero color marrón y su vestimenta negra. Después de unas cuantas canciones, calentó su garganta con un trago de ron para interpretar Lágrimas su icónica canción. 

Los tres cantantes que subieron a tarima expresaron unas palabras de agradecimiento por dejarlos participar en la Feria de Manizales, la Feria + GRANDE de América.

Otras noticias